Devocional Diario

En Tiempos de Necesidad

Publicado por en en Devocional
  • Tamaño fuente: Mayor Menor
  • Visitas: 514
  • Suscribirse a las actualizaciones
  • Imprimir

Jonatán hijo de Saúl se levantó y vino adonde estaba David, en Hores, y lo reconfortó en Dios diciéndole: No temas, pues no te hallará la mano de Saúl, mi padre; tú reinarás sobre Israel y yo seré tu segundo. Hasta mi padre Saúl lo sabe. Ambos hicieron un pacto delante de Jehová; David se quedó en Hores y Jonatán se volvió a su casa. (1 Samuel 23:16-18)      

Luego de la victoria que le concedió Dios a David frente al gigante Goliat, su popularidad creció dentro del pueblo. Esto hizo que el rey Saúl por envidia, deseara matarlo. Y es justo en ese momento de persecución, temor y angustia que Jonathan busca a su amigo David. No le importó ser el hijo del Rey, ser el vástago de aquel que lo perseguía, ni el poder que le confería su posición real impidió que le demostrara el amor que sentía por su amigo en tiempos de necesidad. La Biblia dice que Jonathan fue delante de su amigo David  y “lo reconfortó”, en otras palabras, lo alentó, animó y lo tranquilizó en su angustia.

En tiempos de necesidad, eso es justo lo que necesitamos; una amiga cerca de nosotras infundiéndonos ánimo. No importa que estemos rodeadas de muchas personas, en tiempos de prueba necesitamos el hombro de la amiga cercana. Su presencia reconforta nuestra alma. Esa es la oportuna y mejor ayuda para ese momento.

No esperemos que nuestra amiga nos llame, lleguemos en el momento oportuno. Nuestra mente y corazón tienen que estar abiertos y vigilantes ante las necesidades de la persona amada. 

Cuando Jonathan visitó a David, él le recordó que Dios había determinado que él fuera Rey. ¿Sabes quién se lo estaba diciendo? Jonathan, el heredero al trono. Por voluntad de Dios y por amor a su amigo, Jonathan decidió renunciar al reinado que le estaba destinado. En esto radica la grandeza del amor desinteresado. Está alejado del egoísmo y no duda en sacrificarse por su amigo.

¿Está tu amiga en necesidad? ¿Qué esperas para allegarte a ella y demostrarle el amor que Dios ha puesto en tu corazón? Dios utiliza a sus hijas para ser portadores de su amor, provisión y consuelo.

Oración: Padre, gracias por las amigas que me has concedido, bendícelas siempre. Han sido bálsamos refrescantes en tiempos de angustia. En el nombre de Jesús, Amén.

Alabanza Sugerida: Siempre Seremos Amigos, LEEspinosa - http://www.youtube.com/watch?v=EsoBtFUz9lI

Jeanette Lithgow para Maestras del Bien ©2013  - Derechos reservados www.maestrasdelbien.org

Last modified en
Calificar el artículo:

Comentarios